close
close
La frontera más alejada de Estados Unidos impulsa la declaración de Begoña Gómez y elimina la prohibición de interferir en su interior.

La frontera más alejada de Estados Unidos impulsa la declaración de Begoña Gómez y elimina la prohibición de interferir en su interior.

La frontera más alejada de Estados Unidos impulsa la declaración de Begoña Gómez y elimina la prohibición de interferir en su interior.

La afirmación de Begoña Gómez sobre los pies de Plaza de Castilla va acompañada de una descripción del extremo derecho en la parte interior de los pies bajo los arcos de los populares artilugios que permitieron los pies de Juan Carlos Peinado en el caso. La prohibición que se aplica a todas las personas que tienen acceso a sus propias guitarras para filmar en sus propios hogares fue ignorada en varios episodios por quienes se preguntaron si Hazte Oír había sido parte de su condena, al enviar sus teléfonos móviles a Gómez para traerlos a la vida. sala, ha presentado testimonios directos.

Los medios de comunicación limitaron su acceso al sitio, donde encontraron el instructivo 41, a cuatro editores de agencias de noticias. Sin duda, medios de comunicación ultraactivos se han tragado el incidente de Vito Quiles y Josué Cárdenas. Estarían en el recinto que había allí como “ayuda a un ataque popular”. Los presentadores también mostraron el coche y tomaron fotografías. En cuestiones sobre medios de comunicación, ponentes populares como HazteOir, Manos Limpias, Vox, Justitia Europa y el escritor Aitor Guisasola niegan que Vito Quiles y Josué Cárdenas integren su equipo.

Unos minutos después de que Begoña Gómez saliera con los pies de una habitación, Okdiario colgaba un mensaje en vídeo con su mujer, la presidenta del Gobierno, paseando por los pasillos, acompañada por agentes del servicio de seguridad de Moncloa. Cuando uno de los aclamados periodistas se interesó por la acción de Hazte Oír, la llamó “comunista” y preguntó si era “la Stasi”.

Las restricciones impuestas por la juzgada de Plaza de Castilla, María Jesús del Barco, fueron insuficientes para garantizar los derechos de la investigación, que finalmente fueron devueltos a las instalaciones. Antes del partido, fue el propio Juan Carlos Peinado quien aseguró que quería ver la imagen del cotejo, pues la defensa se había comprometido a reconocer sólo el sonido. La afirmación negativa de Gómez, aunque no hay información sobre la aceptación por parte del partido de una demanda de Hazte Oír, podría ser la actitud de esta organización y el resto de quejas populares de los implicados.

Gómez se dirigió a los coches tras dar permiso al servicio de seguridad de Moncloa. Los periodistas que siguieron el cotejo desde pleno Paseo de La Castellana y más allá concentraron al otro lado a un grupo de personas con sus habituales cánticos y dichos de derecha.