close
close
Creando un algoritmo para detectar enfermedades por cambios en la temperatura facial

Creando un algoritmo para detectar enfermedades por cambios en la temperatura facial

Creando un algoritmo para detectar enfermedades por cambios en la temperatura facial

Las temperaturas en diferentes regiones de la red están asociadas con varias enfermedades crónicas, como la diabetes y la hipertensión arterial. Este martes se publicó en la revista un estudio sobre Jackie Han dirigido por el investigador chino Jing-Dong. Metabolismo celular. Los autores han desarrollado una inteligencia artificial para detectar Los pacientes con una temperatura específica en la lista de pacientes pueden utilizar una cámara térmica y llegar a la conclusión de que este método sencillo y no invasivo se puede utilizar en el futuro para detectar temporalmente este tipo de enfermedades.

Para la tarea, los autores analizaron las temperaturas faciales de más de 2.800 participantes chinos de entre 21 y 88 años y utilizaron la información para entrenar modelos de inteligencia artificial que pueden predecir la edad térmica de una persona. Mientras se escribe esto, se están identificando varias áreas del rostro donde las temperaturas están significativamente relacionadas con la edad y la salud, incluidas la nariz, los ojos y los labios. Por ejemplo, una nariz más fría y algunas narices más calientes pueden ser un signo de aumento de la presión arterial.

Temperatura y temperatura

La división del equipo se centró en analizar la estructura facial en 3D para determinar la edad biológica de los sujetos, que indica cómo se forma el cuerpo. Su intención era conocer si la temperatura del rostro podría ayudarnos previo al bolso de cuidados y el estado de salud de las personas, un dato relevante de que la edad biológica se relaciona con el riesgo de enfermedades, entre ellas el cáncer y la diabetes.

Los autores encuentran que la temperatura de la nariz disminuye con la edad a un ritmo más rápido que otras partes de la cara, lo que significa que las personas con ojos más cálidos tienen una piel más joven y que la temperatura sobre los ojos aumenta con la edad.

Las personas con trastornos metabólicos como diabetes y enfermedad del saltamontes se someterán a un tratamiento térmico más rápido

Durante este proceso, los investigadores también descubrieron que las personas con enfermedades metabólicas como diabetes y enfermedades veterinarias se someten a tratamientos térmicos más rápidamente y tienden a tener temperaturas más altas en el área de los ojos, donde sus cuerpos homólogos tienen la misma edad. Las personas con presión arterial elevada también tienen una temperatura más alta en las conchas.

Relacionado con la inflamación

Al analizar las muestras de sangre de los participantes, los autores observaron que el aumento de la temperatura en la zona de los ojos y las mejillas se debe principalmente al aumento de las actividades móviles relacionadas con la inflamación y la lucha contra las infecciones. “Estamos desarrollando el método termocara para procesar y analizar imágenes automáticamente y luego generar modelos para predecir enfermedades y el envejecimiento”, escribió. La diferencia entre la edad prevista y la cronología es alta y está asociada a los parámetros metabólicos, al tiempo de choque y es ajustable mediante entrenamiento.


Han, que trabajaba como investigador en la Universidad de Pekín, creía que esta herramienta tenía el potencial de promover una actividad saludable y ayudar a las personas a vivir sin enfermedades, porque convenció al grupo de personas que limitaban el ejercicio diario de que no podían hacer su trabajo. . la era ha terminado. Ahora queremos investigar si podemos utilizar las imágenes faciales para predecir otras enfermedades, como la hinchazón o las enfermedades cardiovasculares, porque este enfoque es “un factor potencialmente importante para el diagnóstico y la intervención temporal de enfermedades”.

La forma en que prestas atención a la salud.

No es la primera vez que se utiliza el reconocimiento facial y la inteligencia artificial para diagnosticar un síndrome o enfermedad. Por ejemplo, en 2019 se presentó la aplicación Face2Gene, que utiliza un profundo conocimiento para detectar posibles anomalías en la constitución y el desarrollo neurológico, tras analizar 17.000 imágenes de listas infantiles y diagnosticar 216 tipos diferentes de síndromes. El Hospital Johns Hopkins trabaja desde hace un tiempo en un algoritmo que detecta temporalmente el diagnóstico inicial a través del análisis de los rasguños faciales.

Domingo González Lamuño, médico del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (Cantabria), experto en enfermedades metabólicas, cree que es un artículo bien diseñado y bien plantado. “Los autores buscan bolsas metabólicas relacionadas con la obesidad/actividad física, la diabetes, la resistencia a la insulina o el síndrome metabólico”, dijo el autor. “En general este es un tipo de dato parecido al de alguien que está estreñido o irritable, pero con la IA se puede provocar el peligro metabólico”.

Según sus propias palabras, el uso de este tipo de imágenes terminológicas también es útil para identificar el riesgo de enfermedad cardiovascular y, en ocasiones, puede suponer un presagio de muerte o muerte prematura. “Pero también podría haber una cuestión de confidencialidad”, dijo. “Sin embargo, es probable que en el Mar de China sea más aplicable a otros lugares donde la privacidad está más protegida”.

Lara Lloret Iglesias, investigadora del Instituto Tributario de Cantabria (IFCA-CSIC), especializada en aplicaciones de IA médica, cree que el artículo es muy interesante y ofrece una forma novedosa, barata y sencilla de monitorizar la salud. “Los resultados obtenidos son prometedores y todos indican que existe información valiosa en las imágenes terminológicas que permiten predecir con antelación determinadas enfermedades o incluir la edad”, señala elDiario.es. Sin duda se necesita más trabajo y verificación porque las diferencias terminológicas pueden requerir muchos factores externos que nada tienen que ver con nuestra salud.

El estudio supone un primer paso muy valioso para abrir el camino a una línea de investigación con gran potencial.

“Aunque los investigadores pretendieron homogeneizar la forma en que recogieron los datos para eliminar el ruido provocado por factores como tener unos cuantos proyectiles o escapar de un ambiente más cálido o menos cálido, es necesario estudiar con más detalle, porque estas variaciones afectan la predicciones”, indica Lloret “Además, el entrenamiento sólo se realizó con personas de un solo grupo étnico, los Chinos Han, siendo necesario realizar estudios con otros grupos para ver si los resultados son compatibles. Pero en general, el estudio es “un estudio”. primer paso muy valioso para abrir el camino a una línea de investigación con gran potencial”.

Luis Aldamiz-Echevarría, investigador de la Fundación Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago (IDIS), experto en el campo de las enfermedades metabólicas, consideró que había otra limitación en el estudio, ya que los datos fueron registrados únicamente por pacientes chinos, las condiciones para inscripción en el registro El paciente depende casi del laboratorio, al igual que la clínica. “Se espera que la persona permanezca en un estado de calma, relajación y con una temperatura de 20 a 25 grados, y no necesita ser consultada en todo momento”, dijo.

En general, si se miran otros problemas metodológicos, el especialista cree que este tipo de enfoques serán útiles en el futuro, cuando se mejoren las herramientas, pero no para el diagnóstico —que aún está muy lejos—, sino como sistemas de seguimiento. . en pacientes que ya están familiarizados con la enfermedad. “Imagínate que tienes un sujeto con una enfermedad conocida, como diabetes, hipertensión o enfermedad grasa, y puedes vigilarlo”, explica. “Si ve un cambio en la temperatura, sabrá que está mejorando las operaciones o si el tratamiento está funcionando”.