close
close
Ipsos +50+1 |  Autoridades, con dinero y dinero, el perfil del ‘caviar’ |  POLÍTICA

Ipsos +50+1 | Autoridades, con dinero y dinero, el perfil del ‘caviar’ | POLÍTICA

Ipsos +50+1 |  Autoridades, con dinero y dinero, el perfil del ‘caviar’ |  POLÍTICA

VISTA MIRA: Darwin Espinoza organizó la información informática desde su salida o “infectó la máquina con un virus”, como testigo protegido

Hay una representación rural y urbano-rural de la población nacional de 50+Uno en Ipsos, un sector donde los empresarios peruanos (33,6%) han recibido un manifiesto que también trata sobre el “caviar”. Hay más gente que trabaja con la asociación: un 29,1% que son idénticos al ‘caviar’, con toda la ideología de ese tipo de cosas. En una escalada del 1 al 5, donde 1 era “izquierda” y 5 era “derecha”, solo una pérdida del 17,7% de ganancia absoluta con la izquierda.

el comercio

La tienda

El 29% restante no puede mirar ni pasar por el “caviar” debido a una tendencia ideológica específica. “En una escala numérica del 1 al 5, como en este texto, las encuestas clasificadas en el puesto número 3 son aquellas que no los etiquetan directamente como “caviar”. No quiere decir que “caviar” sea lo mismo que “central”. Por ejemplo, un 9,4% se posiciona en el puesto 4. Son personas que ven el “caviar” más cerca de la espalda, pero en la lógica de una espalda, explicó el político Carlos Meléndez.

Cena y privilegios

Es difícil determinar el origen de la palabra “caviar” en la política peruana. El consenso es que su probable punto de separación sería el nombre ‘caviar de la rutina’; desplegado en los años 1980 para regresar – de manera peyorativa – al sur de Francia, buscando jugar contra el orden social “con el símbolo de la riqueza”. La contradicción e ironía que ha influido en la popularidad de los debates políticos peruanos en el siglo XXI.

VISTA MIRA: Pedro Castillo enfrenta cuarta denuncia constitucional de fiscalía: qué hizo y cómo respondió a su defensa

La percepción de que el “caviar” es compartido por la élite económica está, pues, presente en nuestro país desde hace años: un 49,4% de los encuestados reconoció la opinión generalizada de que el “caviar” peruano era “rico”. . Pero el término también representa los privilegios asociados con la adquisición de ese imperio monetario: para un 36,7% de los encuestados que reconocen el término, el “caviar” resultó en un “dulce”. Sólo un menor (9,2%) se considera “trabajador”.

Connotaciones negativas

La encuesta también arrojó que el 34,5% de los peruanos que conocen el “caviar” conocen la descripción como “autoridades”; mientras que sólo al 9,9% se le escuchó decir que era “democrático”. Por otro lado, una parte significativa (38,8%) no pretendía definirlos como “liberales” o “conservadores”, aunque un 22% optó por movilizarlos por el liberalismo.

La tendencia es que el 41,9% de los casos identifiquen a un grupo que no practica la etiqueta para el “caviar” como “defensa terrorista” y “defensa de los seres humanos”. Y eso significa que otro 23,3% considera que este grupo recuperará los derechos de Sendero Luminoso y el MRTA. Este es, en última instancia, el caso de uno de los muchos empresarios (25,1%) que señala que el “caviar” es “una especie de odio”.

Para el logo político Arturo Maldonado, la idea es que entre ‘caviar’ y ‘autoritario’ hay una respuesta a la vieja asociación que este grupo tiene con la individualidad, y en última instancia, se enfrenta al sector más autoritario. “Si estás en la lucha, la contradicción de considerar el “caviar” es, por así decirlo, única: una contradicción que se basa y que es una persona con la cena. La era se ha vuelto banal por el hecho de que se ha convertido en un concepto”.

sacrosanta palabra

Durante su sermón del 9 de junio, el Arbol Obispo de Lima, Sr. Carlos Castillo, sorprendido por cierta idea sobre el “caviar”. “Hay una palabra que vengo diciendo desde hace mucho tiempo. Las universidades decían: ‘Digo caviar como un insulto’ (…) A toda la gente buena le encanta eso”, afirmó.

A la vista el problema es que es misa. Con distintas variantes, buena parte del ‘caviar’ peruano es una persona de clase alta que privilegia la política de la recha y el autoritarismo. Pero ahora, si bien es sabido que no es así, un 40% del total de emprendedores puede tener en cuenta el lejano y el caviar.

Meléndez concluye: “En la disputa de los relatos, los ‘anticuados’ se ven incitados a estigmatizar la fiesta del ‘caviar’ recuperada por el alcalde del Perú: su e-status del caso. Y a través de la sobriedad del juez se juzga, entre otras cuestiones, el monopolio de la defensa de los seres humanos.

Este fenómeno no es exclusivo del país actual, pareciera que el ‘caviar’ en Colombia son los ‘mamertos’; y en Chile pierde el ‘conjunto rojo’. En Perú lo contrario de ‘caviar’ no hace falta banalizar el término, es que es más apropiado”.